El futuro de Google Tag Manager y el marketing de afiliación

Si no has oído hablar de él antes, Google Tag Manager (GTM) es un sistema de gestión de etiquetas desarrollado por Google para permitir añadir, editar y eliminar píxeles de seguimiento (también llamados Etiquetas o Tags) más fácilmente a través de una interfaz y sin que sea tan necesario un desarrollador.

 

Si tienes o gestionas una tienda online, es probable que ya lo utilices. Esta es una de las principales ventajas de utilizar un gestor de etiquetas, ya que permite a cualquiera con conocimientos básicos implementar por sí mismo diversas soluciones de marketing, incluidas las de marketing de afiliación, como la que ofrece Propelbon.

 

Utilizando GTM también puedes dar acceso limitado a especialistas externos para que añadan soluciones de seguimiento a tu sitio web de forma segura y sin darles acceso a nada más.

 

Versión estándar de GTM

La versión estándar de Google Tag Manager, al igual que la mayoría de las implementaciones de medición en tu sitio web, utiliza píxeles de seguimiento de terceros para cubrir tus necesidades de marketing digital. El uso de píxeles de terceros es más fácil de bloquear por un adblocker y también es algo que se debe notificar. Por ejemplo, en el caso de las cookies, obteniendo el consentimiento del usuario para su uso.

 

Scheme of a Traditional Client-side Google Tag Manager

 

Versión de GTM server-side

Desde hace aproximadamente un año, Google ha introducido gradualmente la opción Server-side Tracking en Google Tag Manager. Como su nombre indica, el GTM del lado del servidor (sGTM) te permite utilizar etiquetas que hacen llamadas a tu propio dominio en lugar de a dominios de terceros. Es decir, el seguimiento se realiza en tu servidor antes de enviar los datos pertinentes a tus proveedores de soluciones de marketing.

 

Scheme of a Server-side Google Tag Manager

 

Esto te proporciona un mayor control sobre la información que se recopila, ya que sólo los datos seleccionados se transmiten a terceros. Además, como el navegador del usuario no está en contacto directo con los servidores de terceros, la información de identificación personal del usuario (PII), como su dirección IP, no queda expuesta.

 

El rendimiento de la medición y el seguimiento también mejora con el uso de sGTM. Es mucho menos probable que las etiquetas first-party sean bloqueadas por los Adblockers o los plugins de privacidad. Además, al ser propias, la duración de la cookie no será acortada por los navegadores Safari.

 

¿Qué más hay que tener en cuenta?

Aunque a priori todo puedan parecer ventajas, existen algunos inconvenientes. Por ejemplo, la implementación de las etiquetas es más complicada, lo que significa que se necesitará más ayuda de los desarrolladores, tanto para la implementación inicial de sGTM como para añadir nuevos píxeles de seguimiento. Sin embargo, con una buena plantilla esto puede limitarse a sólo un par de pasos adicionales.

 

Otro inconveniente son los costes adicionales del servidor, incluso si se opta por utilizar Google Cloud Platform.

 

En general, sGTM aprovecha al máximo las ventajas de GTM, a la vez que añade un grado de protección para el futuro que acabará siendo habitual o incluso necesario a medida que la privacidad de los datos online siga avanzando. Incluso se puede argumentar que sGTM conserva la simplicidad de GTM cuando se compara con el seguimiento de servidor a servidor a través de las API.

 

Al final, todo se reduce a cuándo los costes dejan de ser mayores que los beneficios para el anunciante. Cuando llegue ese momento, en Propelbon ya estaremos preparados con nuestra solución sGTM.

Compartir